Hacienda de Panoaya – La Infancia de Sor Juana

Hacienda de Panoaya: La Infancia de Sor Juana

Texto.  Carlos Lázaro            Vive de Viaje No.5 Julio 2009

Niños jugando frente a la Hacienda de Panoayan

Pues no soy la primera

Que con hurtos de sol y primavera

Echa, con mil primores

Una mujer en infusión de flores

el antiguo casco de la hacienda

Allá por los volcanes, esas cumbres blancas que custodian desde siempre la cuenca lacustre donde se asienta la Ciudad de México, no muy lejos de Amecameca, se encuentra la hacienda de Panoaya, un monumento eminente y antiguo, que tiene la fama de haber sido el lugar de residencia de la escritora mexicana más reconocida mundialmente, sí, me refiero a Sor Juana Inés de la Cruz, quien vivió en dicha hacienda hasta la edad de ocho años de edad, edad en la que ya comenzaba a esgrimir sus primeros versos. La Hacienda de Panoaya conserva gracias a recientes y acertadas restauraciones, ese aire que seguramente la pequeña Juana conoció y donde aprendió a leer latín al lado de su abuelo. El patio central rodeado de corredores y techos de teja plana y acanalada, así como la capilla, nos remiten al ambiente barroco, en el que se fusionaron las costumbres indígenas y españolas, así como los aromas y sabores de ambas cocinas, Los campos hacia la parte trasera de la hacienda se conservan e integran un paisaje evocador con los volcanes de fondo.

carreta antigua de la hacienda

Hoy en día esta hacienda se encuentra abierta al pública y ha sido habilitada turísticamente bajo un proyecto muy interesante y atractivo para todo tipo de público, como un parque temático en el que se puede disfrutar un paseo de fin de semana, por un lado su viejo casco ha sido habilitado como el Museo de Sor Juana, lo que nos da la oportunidad de realizar un recorrido con interés cultural. A un lado de la hacienda, en la vieja troje, se habilitó otro pequeño museo conocido como el Museo Internacional de los Volcanes, donde se aprende con interés científico y de manera interactiva, las principales características y procesos de los volcanes de México y el mundo, al final del recorrido se exhiben los diferentes tipos de piedra y material que los volcanes arrojan por su chimenea, (obsidiana, tezontle, basalto, arena, tepetate, ceniza volcánica).  El concepto se vuelve interesante no solo por estos recorridos museísticos que son ya de sí muy interesantes, sino porque lo que da acceso a estos museos es un atractivo parque de diversiones conocido como “El Parque de los Venados Acariciables”, donde los niños de todas las edades pueden disfrutar un rato muy agradable, didáctico y divertido, alimentando y acariciando a una gran cantidad de animales domésticos, como borregos, chivos, camellos, conejos, avestruces, llamas, ponies,  y sí también venados. La experiencia para los niños es inigualable. O pueden llevar a cabo otras actividades igualmente atractivas como elaborar su propio queso, recorrer el laberinto, navegar por el canal de navegación, o lanzarse por la extensa tirolesa del parque. El parque cuenta incluso con servicio de hospedaje si el interés fuera permanecer algo más de tiempo.

Pequeño jacal a un lado del casco de la hacienda

           El paseo por este rincón de provincia mexicana, más allá de la hacienda, puede complementarse con una visita al muy cercano Bosque de los Árboles de Navidad, donde de igual modo, aunque no sea temporada decembrina, se puede acudir para solicitar una visita guiada por los viveros y también para aprender a reconocer las principales especies arbóreas del altiplano central de México en un paseo ecoturístico hacia la cumbre del volcán Céatl para reconocer los restos de su cráter.

En fin, Amecameca –Pueblo con Encanto del Estado de México- y sus alrededores son sin duda un deleite para los sentidos y una región para disfrutarse si se visita la Ciudad de México o si se vive en ella.  La región está salpicada de antiguos conventos, como los de Chalco, Tlalmanalco, Amecameca, Ozumba y Chimal. Un poco más hacia Cuautla, y a los pies del Popocatépetl se encuentra San Miguel Nepantla, el pueblo donde nació Sor Juana Inés de la Cruz y a un kilómetro de Ozumba, se encuentra Chimal, con un pequeño convento, con pinturas encantadoras y esquelas con moldes inversos, únicas entre los claustros de México, la fachada del templo está entre las más hermosas del siglo XVI,  en la pila bautismal de este templo fue bautizada Sor Juana (con lo que se completa la Ruta de Sor Juana)

Los niños juegan en la proximidad de la hacienda

El pueblo de Amecameca donde se encuentra la hacienda de Panoaya, resguarda de igual modo, el convento con sus hermosos retablos barrocos y su bullicio en el mercado de dulces muy famoso en la región, a unas cuadras de ahí, se encuentra, el Parque Nacional el Sacramonte, que nos muestra la importancia que tiene el pequeño cerro como santuario religioso y donde fue sepultado el famoso fraile franciscano, Fray Martín de Valencia, fundador de una gran cantidad de conventos en el centro del país y evangelizador incansable. Del otro lado del Sacromonte se encuentra Ayapango, otro pueblo inscrito en el programa

Sor Juana Ingés de tresti.

de Pueblos con Encanto del Estado de México, con su pequeño convento y la gracia de sus calles. En fin que toda esta tierra evidencia a través de sus monumentos y paisajes la esencia primera de la que se alimentaron los versos de Sor Juana, nuestra décima musa y forma parte sin duda de los atractivos cercanos a la Ciudad de México que se deben considerar para uno o varios paseos. 

Los venados acaricibales

los famosos venados acariciables

Si requiere más información sobre el Bosque de los Árboles de Navidad, o el Parque de los Venados Acariciables y los Museos de Sor Juana y el Internacional de los Volcanes sigan el enlace a la siguiente página consulte el enlace a continuación o escriba a esta dirección:

el lago dentro del área recreativa – parque de los venados acariciables

amecameca@bosquenavidad.com

 http://www.bosquenavidad.com

Publicar un Comentario

Tu email nunca se publicará ni se compartirá. Los campos obligatorios están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>