© 2012 . All rights reserved. Otra perspectiva de la pirámide dedicada al dios Ehécatl, Xochitéctal, Tlaxcala. Foto, Carlos Lázaro

Xochitécatl, Tlaxcala – Pirámides con vista a los Volcanes. – Carlos Lázaro

 

Zona Arqueológica de Xochitécatl, Tlaxcala - México. Pirámide de las Flores. Foto, Carlos Lázaro

Zona Arqueológica de Xochitécatl, Tlaxcala – México. Pirámide de las Flores. Foto, Carlos Lázaro

Texto y Fotografías – Carlos Lázaro.

Bajo los cerros y las colinas, incluso dormidas bajo las aguas de algún terreno inundado entre los cientos  de presas que se distribuyen a lo largo de nuestros ríos. Ocultas por la hierba, la selva o los bosques, encrespadas en una barranca inaccesible, incluso ocultas bajo nuestros pies como Tenochtitlán, Cholula o Iztapalapa, simplemente imposibles de explorar en una sola generación de arqueólogos, yacen miles de zonas arqueológicas en nuestro país. Un patrimonio cultural y turístico enorme. Que representa a su vez un reto tremendo, el proteger ya de sí, aquellas que ya han sido rescatadas.

Aunque son miles de zonas arqueológicas, pareciera que ya las verdaderas grandes megalópolis han sido por lo menos encontradas y parcialmente exploradas. Palenque, Teotihuacán, Chichén Itzá, Monte Albán, Tajín, Cantona, Xochicalco. ¿Habrá acaso algo más grande que encontrar en la inmensidad del territorio mexicano? ¿Algún ídolo más grande que Tlaltecuhtli o la Piedra de Sol?, seguramente sí.

 

Zona Arqueológica de Xochitécatl, Tlaxcala - México. Pirámide de las Flores. Foto, Carlos Lázaro

Zona Arqueológica de Xochitécatl, Tlaxcala – México. Pirámide de las Flores. Foto, Carlos Lázaro

 

Lo cierto es que entre estas miles de ventanas arqueológicas que componen nuestra perspectiva hay ya una gran cantidad de antiguas ciudades que quizá no fueron tan monumentales como aquellas primeras pero que resguardan un encanto particular, además de rasgos culturales que las hacen definitivamente únicas en el universo prehispánico mexicano.

Hace ya algún tiempo visité el hermoso emplazamiento, sobre un cerro, de Xochitécatl, ahí justo o muy cerca de la orillita del estado de Tlaxcala con Puebla y también muy próxima a la antigua acrópolis de Cacaxtla una ciudad que floreció durante el epiclásico, (que está en la loma vecina). Sin embargo, Xochitécatl es importante precisamente por sus rasgos de ciudad realmente antigua ya que floreció entre 300 AC y 900 DC. Y que fue incluida como uno de los proyectos especiales de arqueología hacia el final del sexenio del Presidente Carlos Salinas de Gortari, siendo abierta al público allá por el año de 1994-95 si la memoria no me falla.

Zona Arqueológica de Xochitécatl, Tlaxcala - México. Pirámide de los Volcanes. Foto, Carlos Lázaro

Zona Arqueológica de Xochitécatl, Tlaxcala – México. Pirámide de los Volcanes. Foto, Carlos Lázaro

Los arqueólogos han encontrado mucho las evidencias acerca del culto a Tlazolteotl, diosa de la fertilidad. Este centro ceremonial fue la cabecera de una región eminentemente agrícola, eventualmente nutrida por las continuas exhalaciones de ceniza del volcán y de hecho una de las teorías sobre su eventual abandono gira en torno a una fuerte erupción del Popocatépetl pues según estudios, mientras Monte Albán y Teotihuacán florecían, Xochitécatl había sido ya abandonada.

Xochitécatl, Tlaxcala - Vista hacia los Volcanes - con mucha nube - Foto, Carlos Lázaro

Xochitécatl, Tlaxcala – Vista hacia los Volcanes – con mucha nube – Foto, Carlos Lázaro

El caso particular como viajero no son tanto esos episodios del pasado, sino el reconocimiento de la existencia de un gran centro político y religioso en la cima de aquella loma, que es en realidad, la versión muy desgastada de un antiguo volcán, precisamente el volcán Xochitécatl.

Esto sí y su fantástica pirámide en espiral, dedicada a Ehécatl, según se glosa, y en lo alto del conjunto la pirámide de las Flores, una de las estructuras precolombinas más grandes conocidas junto con la pirámide de Cholula, Kinich Kakmó en Izamal Yucatán y por supuesto las Pirámides del Sol y la Luna en Teotihuacán.

Zona Arqueológica  de Xochitécatl, Tlaxcala - Pirámide de las Flores - Foto, Carlos Lázaro

Zona Arqueológica de Xochitécatl, Tlaxcala – Pirámide de las Flores – Foto, Carlos Lázaro

La vista del valle poblano desde algunas zonas de la loma es realmente inigualable, sobre todo en días despejados, luego del tiempo de lluvias, es decir, septiembre, octubre, cuando la loma se llena de flores, hay poco polvo en la atmósfera y se tiene una grandiosa vista hacia los volcanes, el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl.

La zona arqueológica está muy cerca del pueblo de Nativitas, se puede pagar un solo boleto por entrar a Xochitécatl y Cacaxtla. Ambas valen mucho la pena y en conjunto podrían sin duda entrar algún día a la lista tentativa de la UNESCO para convertirse en Patrimonio Mundial, ya que los murales de Cacaxtla son muy ricos. Pero, ya hablaremos de esa zona arqueológica en una próxima entrega de Vive de Viaje.

Zona Arqueológica de Xochitécatl, Tlaxcala, gran pila monolítica - Foto, Carlos Lázaro

Zona Arqueológica de Xochitécatl, Tlaxcala, gran pila monolítica – Foto, Carlos Lázaro

 

 

Xochitécatl, Tlaxcala - Pasto, Nubes, Pirámides - Foto, Carlos Lázaro

Xochitécatl, Tlaxcala – Pasto, Nubes, Pirámides – Foto, Carlos Lázaro

 

 

Zona Arqueológica de Xochitécatl - Pirámide dedicada a Ehécatl - Foto, Carlos Lázaro

Zona Arqueológica de Xochitécatl – Pirámide dedicada a Ehécatl – Foto, Carlos Lázaro

 

Otra perspectiva de la pirámide dedicada al dios Ehécatl, Xochitéctal, Tlaxcala. Foto, Carlos Lázaro

Otra perspectiva de la pirámide dedicada al dios Ehécatl, Xochitéctal, Tlaxcala. Foto, Carlos Lázaro

Pirámide de las Flores, Xochitéctal, Tlaxcala. Foto, Carlos Lázaro

Vista de Xochitécatl en el cruce hacia Cacaxtla - Foto, Carlos Lázaro

Publicar un Comentario

Tu email nunca se publicará ni se compartirá. Los campos obligatorios están marcados con un *

*
*

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>